• MJ Mora-Rey

Dar por hecho.



¿Cómo tratamos a los que nos quieren y nos rodean?


Yo creo que a veces, la confianza, el saber que siempre van a estar ahí, el sentir que nos conocen tan bien sin hablar o hablando en mal tono, el querer incondicional del que somos poseedores, hace que nuestro trato no sea el mejor ni el más adecuado.


En ocasiones nos esforzamos más en otros entornos dando lo mejor de nosotros mismos, nuestra alegría y nuestro buen humor, que con nuestros más allegados. Con aquellos que nos han demostrado y nos demuestran que podemos contar con ellos en todas las circunstancias. ¿Y eso es justo? Opino que no.


Damos por hecho que siempre van a estar ahí, sin dudas, sin quiebres, con un aguante permanente, sin preguntar. Y ese dar por hecho no es sano. No hay que dar nada por hecho. Ni dar nada por seguro.

Tenemos que trabajar día a día para que ese cariño, ese amor, se haga más fuerte. Cuando no lo hacemos deterioramos esa base.

Cuando cada día no damos por hecho que tenemos ese amor. Cuando sentimos que tenemos que ganarlo. Nuestras acciones se muestran más #generosas, más #cuidadosas, más #comprensivas hacia los demás.


Cuando no damos por hecho los privilegios que disfrutamos viviendo en un entorno en el que nos sentimos queridos, somos más conscientes y valoramos en su totalidad todo lo que creemos “habitual” pero, que quizás, no sea tan habitual.


Pensamos que todo va a durar siempre y en buen estado hagamos lo que hagamos. Pero no es cierto.


Toda relación requiere #gratitud, #sensibilidad, #escucha, #sonrisa, #ayuda, #entrega. Si olvidamos que una relación con amor requiere de éstas actitudes, olvidamos lo más importante.

Días malos tenemos todos, claro que sí. Sin embargo no los justifiquemos. Que prevalezca nuestra objetividad y nuestro esfuerzo para conseguir neutralizarlos. Puede que consigamos que no sean “días malos” y se conviertan únicamente en “horas” o “minutos” malos.


Tendemos a ser muy estrictos con las acciones de los demás. “Es que no me entiende”, “Siempre piensa en sí mismo”, “no me llama nunca”…


Pero, ¿Y nosotros? ¿Damos por hecho que sí entendemos? ¿Que no nos anteponemos ante los demás siempre? ¿O que estamos ahí cuando necesitan que estemos?


Valoremos, seamos conscientes, sintamos todo lo bueno con lo que vivimos. Tratemos bien a quienes nos rodean y nos quieren. Nos quieren sí, sin embargo no son de piedra. Les gustan los detalles, agradecen tu sonrisa, valoran tu escucha, requieren tu tiempo.


No des por hecho que no hay que regar la buena tierra. La buena tierra también necesita agua. La suerte es que si sembramos en buena tierra lo que nace en ella, lo que arraiga en ella, se hace frondoso y crece con raíces profundas. No nos olvidemos que hay que regar y cuidar esa buena tierra para que siga dando frutos. Día a día. Siempre.


MJ Mora-Rey | #Coaching

Personal Coach

ContactO

Madrid, España

​​

Telf.: +34.636.88.75.28

info@morareycoaching.com

  • LinkedIn Mora-Rey Coaching
  • Facebook Mora-Rey Coaching
  • Twitter Mora-Rey Coaching
  • YouTube Mora-Rey Coaching