• MJ Mora-Rey

Decidir sin sentirse culpable.



Es un paso más que la gestión de decidir lo que queremos. Es además de decidir, no sentirnos culpables por lo que decidamos.


¿Y por qué es difícil?


Porque cuando decidimos, tomamos una alternativa y abandonamos otras muchas posibles alternativas.


Porque quizás, ninguna de las alternativas nos gusta en su totalidad, pero nos sentimos obligados con “el tengo que” realizarla.

Porque nuestras creencias, cultura y valores nos avocan, muchas veces sin ser conscientes, a acciones que no sentimos como voluntarias.


Cuando, por ejemplo, estoy en el momento de decidir mis vacaciones y “tengo que” pasar, como siempre, una semana con... Puede ser que si voy no esté a gusto porque me gustaría pasar las #vacaciones descansando sin más, con otro plan. Aunque si no voy me siento culpable, porque “debería ir” para estar con ellos y verles.


Cuando siento que mi trabajo es importante, y que en mis vacaciones “debería” conectarme por si surge alguna incidencia. Si lo hago, no me siento bien, ya que considero que me merezco desconectar unos días. Si no me conecto, me siento culpable ya que no estoy cumpliendo con “mi deber”.


¿Y cómo abordamos estas situaciones? De frente y con atrevimiento. Lo principal es estar convencido de la alternativa que yo decida. Y sentir que es una decisión voluntaria. Debería ser nuestro objetivo ya que conlleva tranquilidad de espíritu y, sobre todo, disfrute en plenitud de nuestros días de vacaciones.


Sería interesante invertir tiempo en tomar la decisión, ver pros y contras, y quizás… si es lo que quiero, cambiar algún hábito arraigado en mi forma de actuar hasta ahora. ¿Nos cuesta? ¡Claro que nos cuesta!


Sin embargo, os animo a que valoréis vuestro tiempo libre, como lo que es: VIDA.

Y si vuestra decisión es pasar con la familia o con los amigos de siempre todas las vacaciones, !a por ello! Eso sí, con alegría, con plenitud, disfrutando cada momento que se comparta.


Y si vuestra decisión este año es un día a la semana conectarse o no mirar el mail en ningún momento, !a por ello! Pero sed consecuentes con lo decidido y no le deis más vueltas.

Vuestra decisión será la mejor, porque es vuestra. Y el cambio de opinión es lícito.


Las vacaciones son días que nos hacen reencontrarnos con el tiempo libre, con el ocio, con el deporte, con la tranquilidad, con la convivencia. Así que dejemos la culpabilidad fuera por unos días y conectemos con “estar” y “ser”. Sin adjetivos comprometidos.


¡¡¡Buenas Vacaciones!!!


MJ Mora-Rey | #Coaching

Personal Coach

ContactO

Madrid, España

​​

Telf.: +34.636.88.75.28

info@morareycoaching.com

  • LinkedIn Mora-Rey Coaching
  • Facebook Mora-Rey Coaching
  • Twitter Mora-Rey Coaching
  • YouTube Mora-Rey Coaching