• MJ Mora-Rey

El aburrimiento.



Se define como la “Sensación de fastidio provocada por la falta de diversión o de interés por algo”.


¿Pero qué o quién tiene la llave para provocar la falta de diversión o de interés?


“Me aburro” es la frase favorita de los adolescentes cuando están con sus padres, de los niños cuando no hay otros niños, de los jóvenes cuando no tienen Wi-Fi o de, en general, componentes de esta sociedad que no tenemos una actividad con movimiento.


Yo soy de las que pienso que existen dos tipos de aburrimiento; el sano y el insano. El aburrimiento sano es aquel estado de aburrimiento vinculado a una provocación de la invención.


Cuando era pequeña y le decía a mi madre, “Mamá estoy aburrida” ella me decía; “El aburrimiento es sano”. Yo le preguntaba, ¿Por qué mamá? Siempre me contestaba, “ya verás cómo se te ocurre algo para entretenerte”.


Y efectivamente, se me ocurría. El aburrimiento provoca #crear, #imaginar, #inventar, #soñar, #curiosear.

El aburrimiento insano es el de la falta de actitud y la provocación de la queja. Ese aburrimiento que es consecuencia de una necesidad de que la diversión o el interés provengan de lo que nos rodea o de quien nos rodea. Echar responsabilidades fuera siempre es más fácil y nos deja muy tranquilos.


Forma parte de nuestra sociedad actual ese ir corriendo a ninguna parte que “no es aburrido” y sin embargo ¿Qué nos aporta? ¿Qué valor tiene?


La elección de nuestra actitud es el motor para provocar la diversión o el interés. Y por ende lo que hará que el aburrimiento insano, no aparezca nunca.


Si lo que nos aburre lo miramos con otros ojos, desde otra perspectiva, acompañados, compartiéndolo, con cariño, con curiosidad, quizás, ya no nos aburra tanto.


Somos libres de aburrirnos. Sí, somos libres de aburrirnos, ya que es nuestra elección de la actitud que queramos tomar, lo que provocará esa sensación de #aburrimiento que deriva en fastidio, hastío, desánimo, tristeza.


Superemos nuestros límites ficticios para pensar, sentir y hacer lo que queramos pensar, sentir y hacer.

Esta actitud nos llevará a crecer y valorarnos a nosotros mismos y que valoraremos nuestro tiempo. Hasta que no valoremos nuestro tiempo no haremos nada con él. En definitiva, hará que desaparezca ese aburrimiento “insano” que nos fastidia.


MJ Mora-Rey | #Coaching

Personal Coach

33 vistas2 comentarios
ContactO

Madrid, España

​​

Telf.: +34.636.88.75.28

info@morareycoaching.com

  • LinkedIn Mora-Rey Coaching
  • Facebook Mora-Rey Coaching
  • Twitter Mora-Rey Coaching
  • YouTube Mora-Rey Coaching