• MJ Mora-Rey

La procrastinación


La procrastinación

La #procrastinación: es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables. Por resumir, procrastinar es posponer continuamente.


Surge de una falta de gestión emocional por nuestra parte, al enfrentarnos a la #ansiedad o al temor, ocasionados por llevar a cabo una #tarea.


Las razones pueden ser múltiples; por beneficios aparentes a corto plazo, #miedo al #cambio, miedo al #fracaso, costumbre de adquirir más compromisos de los que podemos asumir, evitar realizar tareas que no nos resultan agradables, tareas que se nos hacen muy complicadas o tareas con metas que no las percibimos claras o factibles.


¿Quién en algún momento no ha sido parte activa de ésta costumbre o hábito? ¿A quién no le gusta hacer las tareas más agradables o sencillas antes que las tareas más desagradables o complicadas?


¿Y qué es lo que hace que la procrastinación sea un situación tan habitual en las personas? La razón es que nuestro sistema #límbico (la zona que incluye el centro de placer del cerebro) se pelea con la corteza prefrontal (la zona que se dedica a planificar las cosas), y cuando el sistema límbico gana, elegimos una tarea #placentera a corto plazo por encima de la que nos otorgará satisfacción a largo plazo.


¿Y qué sucede? Que nuestro #cerebro se vuelve adicto a la procrastinación (por la dopamina que genera).

¿Y cuál es la #consecuencia? En principio pudiera parecer que la consecuencia peor son esas tareas que se nos van acumulando y que se convierten en una lista interminable y eterna, pero no sólo es eso. Lo peor, es que no nos sentimos bien cuando lo hacemos, aunque nuestro sistema límbico así lo crea. Porque cuando esa lista se va llenando de tareas sin resolver o pendientes de hacer, se genera una mochila llena de sensación de culpabilidad, ansiedad y cansancio que nos lleva a un estrés que nos hace sufrir.


Esta costumbre no es fácil de cambiar, y por ello si la detectamos, debemos encontrar herramientas que trabajen nuestro cambio de hábito de procrastinar a gestionar de manera voluntaria lo que queremos hacer, sea o no lo más agradable. Cuando me pregunte ¿Por dónde empiezo? Me contestaré: Con un primer peldaño, luego otro y otro… hasta que la escalera se haga más corta y menos empinada. El inicio de un cambio de hábito, siempre pasa por realizar una nueva acción que antes no hacíamos.


MJ Mora-Rey | #Coaching

Personal Coach

ContactO

Madrid, España

​​

Telf.: +34.636.88.75.28

info@morareycoaching.com

  • LinkedIn Mora-Rey Coaching
  • Facebook Mora-Rey Coaching
  • Twitter Mora-Rey Coaching
  • YouTube Mora-Rey Coaching