• MJ Mora-Rey

Las expectativas


Las expectativas

Cuando pensé en escribir sobre las #expectativas, creí tener las ideas muy claras sobre el tema. Sin embargo… me surgió la primera gran pregunta, ¿son fuente para conseguir retos o fuente de decepción?


El diccionario describe la expectativa como “La esperanza, sueño o ilusión de realizar o cumplir un determinado propósito”.


Por lo tanto, ¿qué opción queremos elegir en cuanto a las expectativas que nos hacemos sobre proyectos, hechos futuros o personas? Porque si bien, hay una línea que opina que “si no tienes expectativas sobre nada, nada te decepciona”, yo soy defensora, de que nuestro cerebro, siempre genera expectativas, lo queramos reconocer o no.


Quién no ha conocido a alguien que le gusta y piensa ¿le gustaré? ¿Podrá surgir algo de aquí? O por ejemplo, cuando cambias de trabajo, que tu expectativa sea que todo vaya a salir bien, sino ¿por qué te cambiarías de trabajo? O si simplemente cocinas un plato nuevo, ¿Quién no espera que vaya a salir estupendo para agradar a los comensales? O si haces un nuevo amigo o amiga, que sea una amistad duradera.


En definitiva, aunque decidamos no tener expectativas sobre las cosas y las personas, las tenemos. Por lo que la opción más práctica será gestionarlas.

Y para gestionarlas, lo mejor es que nos sirvan de apoyo y no de decepción. Las expectativas hay que valorarlas por lo que son, #deseos, #ganas, #ilusión pero no como algo cierto. Si asimilamos una expectativa como algo cierto, de ahí nos va a provenir la decepción. Porque una expectativa es algo que queremos que pase, sin embargo, debemos ser conscientes que puede que pase o puede que no.


Este punto de partida es el que va a hacer, que las expectativas las tomemos como lo que son, y nos puedan acompañar como acicate en conseguir nuevos retos, nos den ilusión para comenzar nuevas metas o nos hagan seguir confiando en nosotros y en las personas que conozcamos.


Seamos realistas en los dos sentidos; vivamos con expectativas aunque pensemos que no lo hacemos y seamos conscientes que no se pueden controlar, solo gestionar y trabajar para que sean línea de referencia.


¿Mi experiencia personal? A mí me ha costado mucho gestionarlas durante bastante tiempo de mi vida, sobre todo con las personas. Sin embargo, poco a poco he ido logrando que sean fuente de ilusión y no que sean fuente de decepción.


MJ Mora-Rey | #Coaching

Personal Coach

56 vistas1 comentario
ContactO

Madrid, España

​​

Telf.: +34.636.88.75.28

info@morareycoaching.com

  • LinkedIn Mora-Rey Coaching
  • Facebook Mora-Rey Coaching
  • Twitter Mora-Rey Coaching
  • YouTube Mora-Rey Coaching