• MJ Mora-Rey

¡No tengo tiempo para nada!


¡No tengo tiempo para nada!

¡No tengo #tiempo para nada! Frase preferida por excelencia y escuchada en cualquier ámbito. Es una percepción que todos hemos tenido o tenemos habitualmente. Esta sensación puede derivar en #estrés y #ansiedad, generando un convencimiento real, sea cierto o no, de que “siempre nos falta tiempo”.


Sin embargo, ¿es cierto que no tenemos tiempo? ¿Tiempo para qué o para quién? ¿Nos paramos a pensar para qué y para quién queremos utilizar nuestro tiempo? ¿Invertimos “tiempo” en saber qué queremos realmente? ¿Valoramos en qué o con quién debemos racionalizar el tiempo? ¿O simplemente utilizamos el tiempo sin más?


El lenguaje nos puede ayudar a no generarnos más sentimiento de obligación. No percibimos lo mismo ante la palabra planificar que ante la palabra organizar.


#Planificar es un concepto más cerrado, sugiere más obligación. #Organizar sugiere más libertad de actuación. Así que cualquier palabra que nos ayude a sentirnos menos encorsetados, ¡¡a por ella!! Ya sabéis que el lenguaje hace la realidad. ¿Qué más nos puede ayudar a sentirnos en armonía con el tiempo?


- Es importante #disfrutar lo que se hace en cada momento y no estar pensando en lo siguiente. Genera #estrés estar pensando en que la siguiente tarea, que todavía no has empezado, “puede” que no dé tiempo a acabarla. Céntrate en lo que en ese momento quieres hacer y el resultado va a ser siempre mucho mejor y más eficiente.


- Asumir #compromisos que puedas cumplir. Si tienes que decir NO a algo o a alguien, dilo. Sino la consecuencia más próxima será que al asumir una tarea que no puedes realizar, nuestro cerebro la transforma en un compromiso no cumplido y por tanto en una decepción y un sentimiento de culpa.


Generar un sistema, manera, camino, proceso… como cada uno lo quiera denominar, que nos ayude a gestionar nuestro tiempo. Para ello necesitamos:


  1. Ordenar lo que quiero hacer. Con un paso previo de dejar la mente libre de “problemas” y “pensamientos”

  2. Utilizar una herramienta. Os propongo la matriz Eisenhower:

  • Importante + urgente = ¡¡hazlo!!

  • Importante + no urgente = ¡¡agéndalo!!

  • No importante + no urgente = ¡¡tíralo a la papelera!!

  • No importante + urgente = comparte / delega


Dos frases complementarían el espíritu de éste sistema:

“Lo que es importante pocas veces es urgente y lo que es urgente pocas veces es importante.”
“Lo importante es todo lo que tiene que ver con nuestro futuro, y lo urgente lo que corresponde al día a día.” - Stephen Covey

MJ Mora-Rey | #Coaching

Personal Coach

ContactO

Madrid, España

​​

Telf.: +34.636.88.75.28

info@morareycoaching.com

  • LinkedIn Mora-Rey Coaching
  • Facebook Mora-Rey Coaching
  • Twitter Mora-Rey Coaching
  • YouTube Mora-Rey Coaching